El control de los empleados por GPS es legal solo en horario laboral y bajo criterios puramente profesionales

El control de los empleados por GPS es legal solo en horario laboral y bajo criterios puramente profesionales

Muchas empresas han encontrado en el GPS el aliado perfecto para controlar a sus empleados, gestionar su actividad, localizar sus vehículos e incluso vigilar las posibles infracciones de las normas de tráfico que pudieran cometer. La pregunta es: ¿es legal utilizar ese sistema de localización con este fin? En principio sí que es legal que una compañía utilice este método para saber en todo momento donde están sus trabajadores, pero siempre respetando una serie de normas y siempre velando por el cumplimiento del principio de proporcionalidad.

La primera premisa es la de informar al empleado de que va a ser localizado vía GPS para poder gestionar mejor su trabajo y su jornada laboral. El trabajador debe tener claro que la información recogida va a ser utilizada sólo y exclusivamente para optimizar los procesos de la empresa, aumentar su seguridad, controlar sus tareas, implementar programas de motivación y rendimiento y también para posibles sanciones. Otra condición sine qua non es que el GPS quede deshabitado una vez finalice la jornada laboral.

En este sentido, el Tribunal Constitucional estableció una serie de límites de lo que considera son los derechos fundamentales del trabajador que el empresario debe respetar:

 

  • Juicio de idoneidad: La instalación del GPS debe ser susceptible de conseguir el objetivo para el que es utilizado.

 

  • Juicio de necesidad: esta medida es necesaria al no haber otro recurso más moderado para la consecución del propósito con la misma eficacia.

 

  • Juicio de Proporcionalidad estricto: esta medida debe ser equilibrada, derivando más beneficios o ventajas de interés general que perjuicios sobre otros valores o bienes en conflicto.

 

Por lo tanto, para saber si es legal utilizar el GPS deberemos hacer un estudio de cada caso , comprobar que cumple las normas establecidas por el Alto Tribunal y garantizar que la localización responde a criterios puramente profesionales. Otro aspecto a tener en cuenta es el tiempo en que podremos guardar la información recopilada para no vulnerar los derechos del trabajador. En líneas generales el tiempo máximo que se pueden guardar los datos es de dos meses. Pero hay algunas excepciones:

 

  • Cuando los datos se utilicen para demostrar la ejecución de un servicio y no se pueda aportar ninguna evidencia por otros medios. En este caso se podría guardar la información durante un año.

 

  • Si existe una reglamentación específica que prevea esta situación, durante el periodo que en ella se establezca.

 

  • Si la conservación se utiliza para guardar un histórico con todos los desplazamientos, con la intención de optimizar las rutas realizadas, también se puede conservar un año, como máximo.

 

El control de los empleados mediante GPS ya ha sido objeto de estudio en diferentes tribunales en nuestro país: El Tribunal Superior de Justicia de Asturias, por ejemplo, dio la razón una empresa que decidió instalar un sistema GPS en los vehículos utilizados por sus técnicos con  el fin de hacer un seguimiento de su actividad laboral. El comité de empresa impugnó la medida, pero el juzgado de los social rechazó todas sus pretensiones. Comisiones Obreras pedía que se anulara la decisión, por ser contraria a los derechos de los trabajadores y en caso contrario que se impidiese que el control por GPS se prolongase más allá de la jornada laboral. El TSJ de Asturias sí accedió a esta última demanda y exigió al empleador que instalara un sistema que permitiera deshabitar el GPS una vez finalizado el horario laboral.

 

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + dieciocho =

− 7 = 3