El registro de la jornada laboral es totalmente compatible con la protección de datos

El registro de la jornada laboral es totalmente compatible con la protección de datos

Desde el pasado 12 de mayo todas las empresas españolas están obligadas a registrar la jornada laboral de sus trabajadores. Una medida que ha suscitado polémica y que, desde el inicio de su debate, también ha despertado dudas sobre su compatibilidad con la nueva Ley Orgánica de Protección de datos. Especialmente reticentes se han mostrado los representantes de los empresarios, que defienden que puede menoscabar el derecho a la intimidad, tanto de los trabajadores como de los propietarios y dirigentes de las empresas. Pero, según defienden mayoritariamente los legisladores, en la interpretación de ambas leyes queda totalmente aclarado que no existe injerencia alguna en el derecho a la intimidad de todos los implicados, ya que la única finalidad del registro de la jornada laboral es acabar con las horas extra, el absentismo injustificado o los contratos fraudulentos. Esta total compatibilidad se evidencia en la lectura de los puntos de ambas leyes que hacen referencia al derecho laboral.

Registro de la Jornada Laboral: solo recoge la entrada y salida del trabajo

La nueva ley de Registro de la Jornada Laboral establece que “La empresa garantizará el registro diario de jornada, que deberá incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora, sin perjuicio de la flexibilidad horaria que se establece en este artículo. Mediante negociación colectiva o acuerdo de la empresa o, en su defecto, decisión del empresario, previa consulta con los representantes legal de los trabajadores, se organizará y documentará este registro de la jornada” .

Por tanto, la información que se registre en este control de presencia no supone intromisión en la intimidad del trabajador, ya que éste ha sido previamente informado y ha participado en la negociación de un registro que solo refleja las horas de entrada y de salida, con el único interés de comprobar que empresarios y empleados cumplen con las horas de trabajo recogidas en los contratos y que éstos últimos no realizan horas extra más allá de las permitidas. Ésta será la única información que podrá ser reclamada por la Inspección de Trabajo y en el caso de que el software de registro incluya mayores funcionalidades, éstas deberán ser comunicadas debidamente a los empleados.

LOPD: garante de la intimidad del trabajador frente a dispositivos digitales

Por su parte la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), que entró en vigor el pasado 7 de diciembre, sí cuenta con un apartado donde se incide en los derechos laborales, concretamente en aquellos que tienen una base tecnológica o digital. Entre éstos destaca:

  • Derecho a la intimidad de los trabajadores en el uso de dispositivos digitales puestos a disposición por el empleador. En el caso de que se permita el uso privado de estos dispositivos, la empresa solo podrá acceder al contenido que afecte al cumplimiento de las obligaciones laborales y deberá garantizar la integridad de los dispositivos.
  • Derecho a la desconexión digital de los trabajadores. Fuera del horario laboral la ley protege el derecho a que el trabajador no esté obligado al cumplimiento de sus labores en la empresa, que ni siquiera podrá comunicarse a título corporativo con él. Este derecho afecta especialmente a aquellos trabajadores que usen el método del teletrabajo.
  • Derecho a la intimidad del trabajador frente al uso de dispositivos de videovigilancia y grabación de sonido. Solo se podrán utilizar para controlar el cumplimiento de las obligaciones laborales del trabajador y siempre y cuando estas grabaciones se encuentren dentro de los límites legales y el trabajador tenga conocimiento previo. La grabación de sonido no está permitida

Como queda claro tras la lectura de los puntos de las dos leyes que abordan los derechos y obligaciones laborales, no se da interferencia ni conflicto alguno entre ambas. Y una vez más, hay que destacar que los sistemas de control de presencia, que recoge la ley, solo reflejan las horas de entrada y salida y por tanto no suponen intromisión alguna en la intimidad ni de trabajadores ni de empresarios, ni en ninguno de los artículos de la LOPD. Por tanto, no solo no se pone en peligro ningún derecho laboral sino que se regulan y refuerzan los ya existentes.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =

+ 5 = 12